2 mar. 2010

Las aves sin plumas

Hacia el sur. Es primavera. La que dirige es Clarisa. ¡Claro que tenemos nombres! Los seres humanos se creen que los únicos con derecho a autodefinirse son ellos. Nosotras somos, sentimos, volamos. Ahora volamos hacia el sur porque tenemos la costumbre de mudarnos para festejar que el cielo florece y, más abajo, la gente sonríe porque sí. Cada una hora vemos pasar un avión, esas grandes aves metálicas que la gente se imagina que nosotras imaginamos es un ave futurista, o un depredador de aves, o un ave defectuosa. ¡Nosotras no somos ignorantes! Un avión nunca podría ser un pájaro porque un avión no es libre. Un avión no se muda por gusto, va de lado a lado como un camión de carga. Se detiene en un camino llano, duerme, lo revisan, lo toquetean, y al otro día vuelve a trabajar. Nosotras no trabajamos, nosotras inspiramos canciones. Hay una hermosa que hizo Lennon con Yoko Ono, una muestra del verdadero amor. Porque: qué es la belleza sino el resultado del amor. Nosotras amamos bailar, y si a veces vamos en fila es para no perdernos, tentadas por la inmensidad. Tentadas por la soledad. Nosotras no cargamos peso. No cuidamos de nadie. No somos responsables. Sólo de nuestras plumas, que nos dan ligereza, nos hacen remontar vuelo y salir a nadar por el aire. La primera pluma que se me salga me mostrará que mi final está asomando. Y yo volaré rápido, rápido hacia el sol para descansar calentita antes de que las plumas se desprendan por completo y mi libertad se muera conmigo.


Autora:
Janice G. Winkler

Blog: www.janicegwinkler.com.ar/sinfoniapersonal

Idea utilizada: "
pensaba...un ave vuela porque tiene plumas, y no porque tiene alas."

Donante: Sj

No hay comentarios:

Publicar un comentario